INDUSTRIALIZACION POR SUSTITUCION DE IMPORTACIONES (LA ISI)


En la segunda mitad de “los años locos” (década del 20), el movimiento industrial había logrado un notable aumento y junto a ello, un gran crecimiento en la importación de maquinarias. Tales como, equipos para la industria, de metales, de alimentos y textiles. Todo esto gracias a las inversiones llevadas a cabo por potencias extranjeras como los Estados Unidos, Alemania y las grandes empresas de capitales Argentinos como Bunge y Born.


Con la caída de la bolsa de Wall Street, se produjo una fuerte caída en las inversiones de las empresas extranjeras, trayendo como consecuencia un fuerte crecimiento del desempleo y el fin del modelo agro-exportador. Este nuevo escenario económico mundial, trajo un cambio obligado en la política económica Argentina dando paso, a una política de sustitución de importaciones de una manera poco planificada, lo que traería consecuencias económicas en el futuro del país. Este proceso es conocido como “industrialización por sustitución de importaciones” (ISI), pretendía reducir las importaciones debido a que los valores de los productos primarios producidos en el país habían bajado bruscamente en los mercados internacionales provocando consecuentemente, una disminución significativa en la entrada de divisas a la Argentina. Para ello, era necesario incentivar la inversión industrial a través de políticas económicas como el proteccionismo, fácil acceso a crédito e invertir en infraestructura productiva a largo plazo. Así, el gobierno de Ortiz, perteneciente al partido de la Concordancia (unión de conservadores y antipersonalistas), se desligaba paulatinamente del liberalismo y competía ahora con los Estados Unidos cuya situación no era del todo firme. Esta competencia sin embargo, se limitaba. EEUU contaba con un mercado tan competitivo que Argentina perdía una considerable suma de clientes, por lo que la exportación se centró básicamente hacia países limítrofes, además del mercado interno. A su vez, la nueva maquinaria instalada en el país en la etapa anterior, favoreció el desarrollo del sector. Entonces, los capitales extranjeros que antes se usaban para importar, ahora son usados para la producción local. De esta manera, se hizo más rentable la producción nacional.

Los sectores más beneficiados en este período fue la industria textil y la de alimentación. Esto no debe sorprender ya que la argentina era un exportador de materias primas y lo que se estaba haciendo con los capitales extranjeros y con los grandes capitales nacionales era abastecer al mercado interno de productos que eran fácilmente elaborables con las materias primas que antes se exportaban. A esto se debe agregar el comienzo de la industria del caucho, eléctrica y metalúrgica.

Este cambio en la política economía Argentina seria el comienzo de un nuevo orden social, donde el crecimiento industrial se va a ver acompañado por una insipiente lucha de las clases obreras que culminaran con la llegada al poder de gobiernos apoyados por estas.En los alrededores de las grandes ciudades como la Capital Federal, se creo un gran cinturón industrial donde se concentraban la industria alimenticia y textil.



http://firgoa.usc.es/drupal/files/images/crisis_2.jpg